agosto 2015
1ro de Mayo 4CongresoFEU 9 de Abril Abuso sexual ACASA AFP África agro Agropatía Alejandro Ordóñez Alexander Escobar Álvaro Leyva Álvaro Uribe Amigos de la Paz Andrés Camacho Andrés Gil Andrés Rodas Ángela Suárez Patiño Angye Gaona Antonio García ANZORC APA Argentina Armando Palau Aldana Arte y Cultura Artistas por la paz Asamblea Constituyente Ascamcat ASTRACAVA Audios Barrial Bolivar Bolivia Buenaventura Buga Cabildos Caldas Cali Campesinado y política agraria Caquetá Carlos Alberto Sánchez Collazos Carlos Gaviria Carlos Lozano Carlos Lugo Carlos Pedraza Carmen Elena Villacorta Carmen Rosa Aramburo Catatumbo Resiste Cauca CCVC Cenpaz Cesar César Gaviria Cese al fuego Chocó Ciudades Claudia Julieta Duque COCCAM Comosopol COMUNES Congreso de los pueblos Congreso de paz CONPI Constituyente Constituyentes Contagio Radio Contienda electoral Contra el Acuerdo 2034 Coordinadora Estudiantil Univalle COPAN COPAN extraordinario Corea del Norte Corrupción CPDH Cromatophoro Cuba Cumbre Agraria Cumbre por la paz Daniel Bajaña Daniel Coronell DAS David Albarracín David Escobar David Rabelo DEA Derechos Humanos Desaparecidos Diálogos de Paz Dilián Documentales Doris Rivera Doris Suárez Econoticias Eduardo Galeano Eduardo Pizarro Educación Educación y estudiantes EFE Ejército El Campo El Espectador Eliécer JIménez Julio ELN Enrique Santiago Enrique Santos Entrevistas Érika Ortega Sanoja Estado Islámico Estados Unidos Eva Golinger Evo Morales Falsos positivos Farc Fascismo Feliciano Valencia Fernanda Sánchez Jaramillo Fernando Vallejo FEU FIPU Formación Foro Social Urbano Alternativo y Popular Fotos Francisco Toloza Franco Vielma Fred Núnez Freddy Agudelo Frente Amplio Funuvida Garantías Políticas Giorgio Trucchi Gobierno Golpe de Estado Guacarí Guajira Guerra económica Haití Harold Ordoñez Hernán Durango Hip-Hop Horacio Duque Giraldo Huber Ballesteros Hugo Chávez Hugo Ramírez Burgos Huila Ignacio Ramonet INCODER Indígenas y afros Inernacional INPEC INSPP Internacional Intervencionismo IPC Irak Irán Israel J. Marcos Jaime Garzón Jamundí Jan Farid Cheng Lugo Javier Giraldo Jeb Bush Jorge Enrique Botero Jorge Pretelt José Antonio Gutiérrez José Marulanda Jóvenes Juan G. Bermúdez Juan Sebastían Barragán Julian Asange Justice for Colombia Juventud Rebelde Kiko Gómez L'etincelle La Morada Feminista Larga vida a las mariposas Lazos de Dignidad Letincelle Libardo Orejuela Libertad de Prensa Liliany Obando Liseth Montero Lucas Carvajal Lucas Restrepo Orrego Luis Alfonso Mena Luis Eduardo Jiménez Luz Betty Jiménez MANE Marcela Belchior Marcha Patriótica María Alejandra Rodas Marino Grueso Medios Medios de comunicación Meta México MIA Miguel Ángel Beltrán Misión Vedad Montajes judiciales Movice Movilizaciones Movimiento Carcelario Mujeres y género Nacional Carcelario Nagham Salman Nariño Natalia Springer Natalia Vinasco Naya Noam Chomsky Noticias Noticias Paro Nacional Universitario Noticias Uno OEA ONU Opinión ORIVAC OTAN Pablo Borrero Pablo Catatumbo Pablo Serrano Página Popular Palestina Palmiguía Palmira Paola Fernández Paramilitarismo Paramilitarismo informático Paro Agrario Paro del Pacífico Paro Minero Paro Nacional Universitario Patoral Social Paz con Justicia Social Pazífico Noticias PCPV Pepe Mujica Piedad Córdoba Poder Ciudadano Pradera Prisioneros políticos Proactiva Proceso de Paz PUPSOC Putumayo Qantu Rapso Rastrojos Recomendado Reconciliación Colombia REDDHFIC REMAP Renán Vega Resumen Latinoamericano Revista Semana Risaralda Rogelio Osorio Rompiendo Cadenas RPASur RT Rusia Sabores y Saberes Salomón Kalmanovitz Salud San Vicente del Caguán Sancocho Fest Santiago Mayor Sara Leukos Semanario Voz Sentido Real Sevilla Siloé Silvia Arjona Silvio Rodríguez Sintradit Sintraemcali Sintraserviaseo Siria Sputnik SUGOV Suyana Taser teleSUR Terrorismo de Estado Timoleón Jiménez TLC Trabajadores Transporte Tuluá TV Alternativa Bolivariana Unai Aranzadi UNAL Palmira Unasur UNICAUCA Unidad popular Unión Patriótica Univalle Univalle Palmira Universidad Libre UP USACA V Festival Valle del Cauca Veeduría Social Veedurías Venezuela VI Festival de Teatro Videos VII Festival Teatro William Whitney Jr. Wilson Sánchez Yira Bolaños Yo te nombro Libertad ZRC

El Estado Social de Derecho que tanto invocan los políticos tradicionales y los “nuevos” para feriar el presupuesto en contratos de toda índole, con los que mantienen su base electoral, consagra el trabajo como uno de sus pilares fundamentales y por esto llama la atención el silencio que guardan ante el despido de centenares de trabajadores.
2015/ Agosto 31/ Opinión/ Por: Betty Jiménez y Pablo Borrero

Trabajdores protestan por decisión de multinacional  Mondelez de cerrar Chiclets Adams


¿Cuál será la próxima empresa en cerrar la producción en Cali?

Como una noticia más son presentados los continuos cierres de empresas que generan los consabidos despidos colectivos revestidos de arreglos voluntarios, con los cuales los empleadores eluden las instancias institucionales y los trabajadores  firman actas de “conciliación” en un mal concebido gana-gana mediante el cual, los primeros evitan largas disputas jurídicas pagando a sus empleados una suma superior a las indemnizaciones de ley lo cual resulta atractivo para los asalariados y estos a su vez reciben una mayor suma dineraria que mejora sus expectativas económicas dependiendo de la llamada “resistencia para la defensa” que realizan para “evitar los despidos”.   

La defensa del trabajo casi siempre se reduce a la misma argumentación jurídica de épocas pasadas y a la permanencia en una carpa frente a las instalaciones de la empresa recibiendo visitas de organizaciones sindicales y uno que otro dirigente político. Esta es una forma equivocada de entender la defensa del trabajo como principio esencial del Estado Social de Derecho que termina privilegiando el acuerdo económico para cada trabajador involucrado en el despido y favoreciendo el interés del empleador en disminuir costos relacionados con el pago de salarios por encima del mínimo legal, prestaciones extralegales con base en convenciones colectivas de trabajo, impuestos locales, de renta y patrimonio. Y así se han cerrado las fuentes de trabajo en la ciudad que generaba la industria.

La sociedad en general y sus dirigentes en particular debieran estar alarmados y preocupados con dichas prácticas que solo agravan los problemas sociales en Cali que tiene una de las mayores tasas de desempleo e informalidad en el país y de mayor desigualdad social.

El Estado Social de Derecho que tanto invocan los políticos tradicionales y los “nuevos” para feriar el presupuesto en contratos de toda índole que justifican como “inversión social”, con los que mantienen su base electoral, consagra el trabajo como uno de sus pilares fundamentales y por esto llama la atención el silencio que guardan ante el despido de centenares de trabajadores y el traslado de las grandes empresas a países como México. Esta posición de no comprometerse tiene que ver en primer lugar, con el hecho de que la ciudad se fundamenta en la economía de servicios impuesta en los últimos quinquenios, la cual la dirigencia se niega a modificar y en segundo lugar, con los tratados de libre comercio mal concebidos por los funcionarios que participaron en su estructuración y firma. De no corregirse los errores,  la Alianza Pacífico repetirá la historia.

El gobernador(a), alcalde (alcaldesa), concejales, diputados que se elijan el 25 de octubre tienen una responsabilidad mayor a la de sus antecesores por coincidir su período con el del post conflicto, etapa en la que el Estado debe implementar, estructurar, desarrollar y ejecutar acciones y programas que garanticen en forma efectiva el trabajo, el bienestar general, salud, educación, servicios públicos, vivienda de buena calidad no solo para los sectores de estratos 1 y 2 sino también para las clases medias de la población, sin distinciones por género, edad, raza, convicciones religiosas, políticas, ideológicas,  única manera de hacer realidad la inclusión y la convivencia las que se reducen a palabras atractivas para los ciudadanos en épocas de campaña pero que no se concretan en políticas de gobierno.

Algunos sectores sociales pretenden enfrentar el desempleo promoviendo la informalidad o rebusque sobre la base de formalizar los vendedores ambulantes, que no es otra cosa que ponerlos a pagar impuestos y seguridad social en salud y pensiones dando la apariencia de que los índices de trabajo aumentan y con ello se mejora la calidad de vida porque ingresan al régimen contributivo. Recientemente se dio a conocer el resultado de una encuesta entre estos trabajadores que los presenta como satisfechos con su trabajo, con ingresos mensuales superiores al salario mínimo legal y generadores de empleo, no obstante que el 69% están en el régimen subsidiado en salud y de esta manera fácilmente se lleva a concluir que no debe cambiarse el modelo de economía basada en los servicios. Sin embargo, no dicen cuánto le cuesta al Estado los subsidios que debe otorgar porque el ingreso mensual así sea superior al salario mínimo legal no es suficiente para pagar aportes a salud y pensiones, ni se dice que laboran más de ocho horas diarias sin prestaciones sociales y que el rebusque en ningún caso mejora la calidad de vida.

La ciudad que es eje del suroccidente colombiano debe incentivar la industrialización promoviendo la creación de empresas y la permanencia de las que tienen asiento en la ciudad. Pero los candidatos continúan alejados de la realidad y de las verdaderas necesidades de los caleños. En enero vendrán cambios para que sigan profundizándose los problemas sociales y aumentando la inequidad y con ello la pobreza.

Luz Betty Jiménez Borrero y Pablo Borrero V.
Cali, Agosto 29 de 2015

El Control Ciudadano sobre la Gestión Pública es Condición Indispensable
para el Ejercicio de la Democracia y la Convivencia Social

VEEDURIA CIUDADANA POR LA DEMOCRACIA Y LA CONVIVENCIA SOCIAL


El evento cerró con un llamado urgente para construir la paz y sembrar la reconciliación. Líderes de la Juventud Rebelde y la Juventud Comunista Colombiana se hermanaron en una declaración política que pone por encima de todo la defensa de los diálogos de paz y el fin del conflicto armado.
2015/ Agosto 30/ Cese al Fuego/ Por: Juan Sebastián Barragán Castellanos


Los jóvenes colombianos son la esperanza del continente

Del 15 al 17 de agosto el corregimiento de El Mango se convirtió en el escenario de encuentro de los jóvenes que luchan por una patria nueva y en paz.

Ir hasta El Mango, un corregimiento del municipio de Argelia (Cauca), fue una decisión que meses atrás habían tomado los jóvenes organizados en la Juventud Rebelde y la Juventud Comunista Colombiana.

Su objetivo era confirmar la decisión de lucha por la construcción de un país en paz y, por supuesto, hacer visibles los estragos de la guerra que, en territorios del sureño departamento del Cauca, son evidentes e imposibles de esconder.

El Mango

El Mango es un pequeño pueblo con una vía principal, una plaza central, una gran cancha de fútbol, un polideportivo y una escuela. Sus habitantes, en su mayoría campesinos, son gente amable, trabajadora y pujante, que se convirtieron en noticia nacional tras su decisión de sacar a la Policía de su pueblo y con ello evitar los enfrentamientos entre ésta y la guerrilla de las FARC.

La valentía de este pueblo fue conocida por todo el país. La noticia hizo carrera en la redacción de periódicos, radios, noticieros de televisión y medios de comunicación por internet.

Pero para muchos este acto de dignidad y respeto por el Derecho Internacional Humanitario fue visto como una acción orquestada por el denominado “terrorismo”. Desde sus columnas de opinión los áulicos de la guerra vociferaban que “la Fuerza Pública no puede tener lugares vedados” y que “la Policía tiene el deber constitucional de proteger los bienes de los ciudadanos”.

Lo que estos señores no sabían es que detrás de la expulsión de la Policía de El Mango había una historia y una tragedia que, como el título del escritor ya fallecido y Premio Nobel de Literatura, estaba anunciada.

La rabia contra la Policía

Años atrás, la situación de la Policía y sus agentes en El Mango no era lo que es hoy.

Durante bastante tiempo la insurgencia no propinaba ataques contra la Policía, o por lo menos no de la manera como sucede en ese corregimiento desde hace dos años.

Pero un día un hombre, vecino de todos en el pueblo, no quiso detenerse ante el puesto de policía. Ante ello los agentes decidieron responder con bala lo que consideraban un irrespeto a la autoridad, y allí quedo postrado inerme el cuerpo del hombre.

Desde entonces, entre las gentes de El Mango y todas las veredas colindantes, se despertó un odio y una rabia contra todo aquel que portase el uniforme verde oliva con insignias de la Policía Nacional.

Posterior a ello vinieron los ataques de la insurgencia. El 60 Frente de las FARC inició desde ese momento una ofensiva implacable contra ese organismo de seguridad del Estado.


Jóvenes que luchan por la paz

La crisis humanitaria que vive El Mango fue la razón principal para que los jóvenes que guiados por el ideario del Libertador Simón Bolívar decidieran realizar la II Brigada Internacional por la Paz de Colombia en ese corregimiento.

Al evento arribaron jóvenes de toda Colombia; costeños, paisas, caucanos y nariñenses, rolos, boyacos, santandereanos y vallunos se dieron cita en el pequeño pero acogedor corregimiento de El Mango para allí hacer denuncias sobre violaciones al DIH y los derechos humanos, plantear propuestas y debatir sobre la coyuntura política del país.

Así mismo, del evento se hicieron participes delegados de diferentes organizaciones juveniles que hacen parte de la Federación Mundial de las Juventudes Democráticas. Argentina, México, El Salvador, Venezuela y Portugal, tuvieron su representación en la II Brigada Internacional por la Paz de Colombia.

Personalidades de la vida política nacional e internacional también acompañaron la realización de este gran evento. Jaime Caycedo y la ex senadora Gloria Inés Ramírez, por el Partido Comunista Colombiano; la ex senadora Piedad Córdoba, por la Marcha Patriótica; y el abogado y asesor de la Mesa de Diálogos de La Habana, Mark Burton, quien también lleva el caso del prisionero político Simón Trinidad. Todos ellos coincidieron en que sin la participación de los jóvenes la paz es un imposible, y que de ellos se requiere el mayor entusiasmo y protagonismo.

El evento cerró con un llamado urgente para construir la paz y sembrar la reconciliación. Líderes de la Juventud Rebelde y la Juventud Comunista Colombiana se hermanaron en una declaración política que pone por encima de todo la defensa de los diálogos de paz y el fin del conflicto armado.

Sin lugar a equívocos, la II Brigada Internacional por la Paz de Colombia abonó la idea de la unidad en el corazón de los jóvenes patriotas. La semilla de la unidad florece en campos y ciudades donde la juventud se abraza para decir no más a la guerra, porque, como en El Mango, el pueblo se ha cansado de vivir en medio de las balas y las bombas y de que el Estado se empeñe en dirigir los recursos públicos a una guerra que fácilmente puede solucionarse si se resuelven los problemas estructurales que dieron origen al conflicto, se protege la economía nacional, se invierte en educación, salud e infraestructura, y se garantizan el diálogo, la disidencia y la protesta social.

El sueño de un país en paz se puede hacer realidad, pero ello requiere de que tanto los jóvenes como el país entero despierten del letargo en que los han sumido las mentiras, engaños, tergiversaciones y deformaciones de la realidad que viven tanto campesinos como obreros en campos y ciudades de la hermosa tierra neogranadina que Bolívar dejó unidad a Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia y Panamá.

Porque la paz de El Mango es la paz de Colombia y la paz de Colombia es la paz del continente, hoy los jóvenes colombianos son la esperanza de América, la esperanza del mundo entero.

Fuente: http://prensarural.org/spip/spip.php?article17535

“Desde hace tiempo nuestra nación se ha visto desangrada por criminales que se llevan gran parte de nuestros productos de primera necesidad agravando el desabastecimiento que los actores de la guerra económica operan contra nuestro pueblo”.
2015/ Agosto 30/ Internacional/ Por: VTV


Continúa la guerra sucia mediática y el soterrado insulto de la diplomacia manipuladora. Falsos videos que atribuyen abusos por parte de militares venezolanos, fotos de demolición de viviendas que corresponden a otras fronteras en franco conflicto y en medio, la búsqueda de justicia.

El reciente cierre de la frontera con Colombia, Táchira, trajo consigo consecuencias. Por una parte hay que destacar que es una muestra de soberanía por parte de Venezuela, en vista de que desde hace tiempo nuestra nación se ha visto desangrada por criminales que se llevan gran parte de nuestros productos de primera necesidad agravando el desabastecimiento que los actores de la guerra económica operan contra nuestro pueblo.

Por otra parte, como era de esperarse, comenzó una “verraquera” internacional, a través de redes sociales y medios de comunicación, escupiendo especies como que Venezuela está corriendo a los colombianos de la peor manera, violando sus derechos humanos. Nada más alejado de la realidad.
 

En el sector La Conquista en Cúcuta, frontera con Venezuela, familias desplazadas por el conflicto en Colombia habitan en viviendas precarias. La mayoría no tienen acceso a servicios básicos como agua, un alcantarillado, acceso a la salud y mucho menos a una vivienda digna. Actualmente 5 millones 700 mil colombianos viven en Venezuela.
2015/ Agosto 29/ Internacional/ Por: teleSUR


La corresponsal de teleSUR  en Venezuela, Madelein García, te trae las historias de vida de los refugiados colombianos en Venezuela, quienes huyeron de  la violencia de su país y de la falta de atención del Gobierno.

Por su parte, el corresponsal de teleSUR, Milton Henao, se trasladó al sector de La Conquista, un asentamiento ubicado en la ciudad de Cúcuta (noreste de Colombia), donde una gran cantidad de desplazados han llegado para huir del conflicto armado.

Colombianos refugiados en Venezuela gozan de una mejor vida

Rosalba Peña huyó de Colombia hacia Venezuela junto a sus hijos para buscar una mejor calidad de vida.

Desde que reside en ese país ha sido favorecida con los beneficios que otorga el Gobierno, tales como el acceso a la salud y las medicinas de manera gratuita y a la alimentación.

Ahora vive junto a su hija y nietos en San Cristóbal, estado Táchira (oeste venezolano), en calidad de refugiados tras ser víctimas de la violencia en su país de origen. Nueve de sus familiares fueron asesinados por paramilitares. → LEER MÁS


El drama de los desplazados en la frontera colombo-venezolana           

En el sector de La Conquista, un asentamiento ubicado en la ciudad de Cúcuta, habitan cientos de desplazados que han llegado para huir del conflicto armado.

La mayoría de estos ciudadanos se dedican al comercio de contrabando registrado en la frontera colombo-venezolana porque el Gobierno de ese país no les brinda oportunidades para tener una mejor calidad de vida.


La historia de Marelis, una de las desplazadas, la viven unos seis millones de colombianos que debieron huir de sus parcelas para evitar que los grupos paramilitares los asesinaran. → LEER MÁS



Quince años después ningún juez, fiscal o autoridad gubernamental le ha dado respuesta a Carmen Rosa Aramburo por el crimen de su primogénito. Por su tenacidad y valor para enfrentar la guerra y defender la vida esta luchadora afrodescendiente fue homenajeada.
2015/ Agosto 29/ Derechos Humanos/ Por: PaZífico Noticias


Carmen Rosa Aramburo es una partera de 74 años de edad. Ella fue homenajeada en Cali por varias organizaciones sociales debido a su trayectoria en defensa de la vida y de lucha contra la guerra. Tuvo tres hijos, de los cuales el segundo fue asesinado por integrantes del bloque Calima de las AUC.

A pesar de que la muerte de Eleuterio todavía es un recuerdo doloroso para Carmen rosa, recuerda ese día como si fuera hoy.

Quince años después ningún juez, fiscal o autoridad gubernamental le ha dado respuesta por el crimen de su primogénito.

Carmen Rosa asegura que no quiere vivir más en Buenaventura, por la falta de oportunidades y el creciente control de paramilitar en el distrito.

Esta mujer confía en que la paz llegará pronto a los campos del país, para que crímenes como el cometido contra su hijo no le vuelvan a ocurrir a nadie y para que la vida prevalezca por encima del odio y la muerte.
 

Las entidades que participan en la veeduría señalan que el mes analizado ha sido “el menos violento de los últimos 40 años en Colombia”, habiendo “dos días en los que no se registró ninguna sola actividad, ni ofensiva ni defensiva por parte del ejército o de las FARC-EP, lo que demuestra que “es posible un desescalamiento de las partes”.
2015/ Agosto 28/ Cese al Fuego/ Por: Silvia Arjona


PRIMER INFORME CONJUNTO: Las FARC-EP cumplen el cese al fuego prometido en el último mes [Descargar informe]

CONSTITUYENTES POR LA PAZ / 26.08.2015
Fotos y reportaje Silvia Arjona

El cumplimiento de cesar el fuego unilateral acordado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP), que se comprende entre el 20 de julio y el 20 de agosto del presente año, “se ha cumplido en un alto porcentaje”, según el informe “Se debe acelerar el desescalamiento”, realizado por la veeduría para vigilar dicho cumplimiento del cese al fuego unilateral e integrada por Constituyentes por la Paz, el Frente Amplio por la Paz y algunas iglesias representadas como la Lutherana, la Menonita, la Presbiteriana, la Asociación Cristiana Menonita para la Justicia, Paz y Acción No Violenta -Justapaz- y el Consejo Evangélico de Colombia -Cedecol-, entre otras.

Éste ha sido un trabajo conjunto y unitario entre las distintas organizaciones donde la participación de las comunidades locales en las diferentes regiones del país ha sido sumamente importante como fuente primaria de la información recogida.

En esa vía el vocero de Constituyentes por la Paz, Andrés Gil, señala que éste ejercicio con las regiones genera dinámicas de participación popular en construcción de un país en Paz.

El documento analiza el cumplimiento de las partes sentadas en la mesa de diálogos de paz en La Habana para poner en marcha un proceso de desescalamiento de las acciones militares y de mantener la suspensión unilateral de todo tipo de hechos ofensivos; aunque se han recogido denuncias de bombardeos y se ha producido la muerte de un soldado en combate y el asesinato de un líder social afro en el suroccidente del país.

Aun así, las entidades que han participado en esta veeduría señalan que este mes analizado ha sido “el menos violento de los últimos 40 años en Colombia” habiendo “dos días en los que no se registró ninguna sola actividad, ni ofensiva ni defensiva, por parte del ejército o de las FARC-EP, lo que demuestra que “es posible un desescalamiento de las partes (Gobierno y FARC-EP)”.

Informe al detalle

El documento contempla dos partes: una primera referida al cumplimiento del cese unilateral al fuego, por parte de las FARC-EP y la reciprocidad de las acciones en el desescalamiento del Gobierno, “donde sentimos que hay un cumplimiento parcial”, se especificaba en la presentación del informe; y un segundo punto referente a Derechos Humanos, a la violación del Derechos Internacional Humanitario y sobre el paramilitarismo.

Algunos detalles que se recogen del primer punto explican que “las FARC-EP han cumplido en un alto porcentaje el cese unilateral al fuego, frenando sus acciones contra la Fuerza Pública, contra las infraestructuras económicas y contra las instalaciones militares o civiles del Estado colombiano en los centros poblados. Este cumplimiento no ha estado exento de denuncias de supuestos incumplimientos por parte de las FARC-EP, aunque en menor número que en otras ocasiones”. Por su parte, “el Gobierno ha dado aplicación en un buen porcentaje a su decisión de desescalamiento del conflicto al parar el uso de bombardeos contra las fuerzas de las FARC-EP y sus campamentos, aunque se han conocido seis denuncias de bombardeos”.

La segunda parte del informe muestra las continuas amenazas a integrantes de movimientos sociales y políticos, así como a quienes trabajan en la defensa de los derechos humanos. La representante a la Cámara, Ángela María Robledo, explicó no entender cómo se desescala el conflicto si por el contrario, se escala la estigmatización contra movimientos sociales y defensores y defensoras de derechos humanos. Y es que hay que señalar los ataques a miembros de la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular realizados a finales de julio o lo ocurrido a los 13 jóvenes del Congreso de los Pueblos detenidos arbitrariamente y acusados de ser integrantes del Ejército de Liberación Nacional (ELN), entre otros casos. Por ello, ha reiterado que “es fundamental esta veeduría social para dar lugar a un futuro cese bilateral al fuego”.

Y de eso es lo que se trata, de que las partes negociadoras en La Habana cesen definitivamente las acciones violentas, complementándose así la teoría redactada en Cuba con la práctica diaria en Colombia. Además, es importante que el ELN se siente también en la mesa de negociación, algo que, aunque aún no materializado, parece que muestra interés tras el comunicado de apoyo al Encuentro Nacional por la Paz, celebrado el 24 y 25 de julio en Bogotá, así como por sumarse en el proceso de paz y en la “disminución drástica de sus acciones en el conflicto”, según ha asegurado Robledo.

Estrategia para “torpedear” la paz

El Senador Iván Cepeda, presente en el acto de presentación del trabajo de veeduría, se ha mostrado satisfecho con los datos de este sexto informe, así como el trabajo unitario entre las partes integrantes. En su intervención ha resaltado estar preocupado por “la crisis humanitaria” que se está presentando en la frontera con Venezuela, para lo que ha solicitado que se resuelva cuanto antes respetando los derechos humanos. Ha hecho un llamamiento a los medios de comunicación y a quienes, según él, “insisten en debilitar el rol de Venezuela” como país garante y facilitador, no sólo con el proceso de paz con las FARC sino también con el ELN. “Bajo ninguna circunstancia creemos que ese rol se deba desconocer y atacar. Venezuela ha cumplido un papel fundamental con estas dos organizaciones insurgentes y creemos que se debe mantener como algo fundamental para llegar a la paz en Colombia”.

Ante la insistencia de los y las periodistas por la situación en la frontera con el país vecino, Robledo cree que existe una estrategia compleja para “torpedear el proceso de paz y socavar lo que se ha venido avanzando”, especialmente por lo que se está contando y ante el proceso electoral que está viviendo el país.

“En la frontera con Venezuela y otras de Latinoamérica es donde actúa el paramilitarismo, éste se ha transnacionalizado al igual que lo hizo el narcotráfico -ha dicho Cepeda-, y sobre esto nos llama la atención que no hay ni una sola palabra del gobierno ni de las autoridades, por lo que es fundamental que se avance en el asunto de cómo eliminar el paramilitarismo como un factor del cese bilateral y definitivo de hostilidad”, ha concluido.

El trabajo continua

A partir de este informe, el Frente Amplio, Constituyentes por la Paz y las Iglesias representadas seguirán trabajando como hasta ahora “en la vigilancia del cumplimiento con el cese al fuego por el bien del pueblo colombiano, en el acompañamiento a las comunidades para la notificación de lo que sucede en el conflicto y en la búsqueda de una paz mucho más robusta y fuerte”, añadía Andrés Gil.

No se quieren más muerte ni más destrucción. La sociedad colombiana persigue la paz por todos los rincones y no se cansará en trabajar para lograrla. Desde las regiones, donde la participación para este trabajo ha sido y es muy importante, hasta las ciudades más pobladas se trabaja de manera conjunta para conseguir, de una vez y para siembre, la paz con justicia social tan anheladas.

El presidente Juan Manuel Santos viene implementando una serie de medidas políticas y legales que van en total contravía de los acuerdos pactados y las exigencias planteadas por la Cumbre en su Pliego Unificado, que sin duda serán generadoras de una nueva etapa de conflictos sociales y políticos.
2015/ Agosto 27/ El Campo/ Por: Cumbre Agraria

Pliego de Exigencias Cumbre Agraria

CUMBRE AGRARIA, CAMPESINA, ÉTNICA Y POPULAR CONVOCA A QUE
EL PUEBLO SE PRONUNCIE FRENTE A INCUMPLIMIENTO DE LOS ACUERDOS


Bogotá, 27 de agosto 2015

Del 30 de agosto al 5 de septiembre se realizarán en todo el país acciones de movilización convocadas por la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular, como rechazo frente al incumplimiento de los acuerdos pactados con los distintos sectores que convergemos en este escenario de unidad popular, el Plan Nacional de Desarrollo, y la falta de garantías en la participación política.

A partir del 30 de agosto, en diferentes lugares del país, y especialmente en la ciudad de Bogotá se realizarán acciones de movilización pacífica por parte de la Cumbre Agraria, Campesina Étnica y Popular a fin de hacer una evaluación pública del proceso de negociación que viene adelantando con el gobierno nacional, luego de los Paros y la Minga Indígena del 2013 y 2014. Negociación que después de haber sido formalizada mediante acuerdos y decretos presidenciales durante el año 2014 atraviesa por una profunda crisis reconocida por el propio gobierno nacional y por las Naciones Unidas (ONU) en su calidad de garantes.

A pesar de que el mismo Presidente de la República en repetidas ocasiones ha manifestado que la negociación con la Cumbre Agraria es fundamental para aclimatar lo que denomina etapa de postconflicto, simultáneamente viene implementando una serie de medidas políticas y legales que van en total contravía de los acuerdos pactados y, con las exigencias planteadas por la Cumbre en su Pliego Unificado que sin duda serán generadoras de una nueva etapa de conflictos sociales y políticos.

La imposición de un PND inconsulto, el impulso del proyecto de ley de Zidres, la reglamentación de la consulta previa, la erradicación forzada de cultivos de uso ilícito, la profundización de los acuerdos de libre comercio, las detenciones arbitrarias y la criminalización de la protesta, son solo algunas de las medidas gubernamentales que ponen en cuestión la voluntad del Gobierno Nacional de avanzar hacia una verdadera negociación con sectores sociales históricamente excluidos y determinantes en el proceso de diálogos de Paz; así como las campañas de discriminación, estigmatización y persecución de las justas luchas y conquistas de los Pueblos por sectores políticos, económicos y militares que pretenden deslegitimar la lucha popular de las comunidades rurales, en especial la lucha y el bueno nombre del movimiento indígena colombiano.

Exigimos una verdadera voluntad de diálogo por parte del Estado para avanzar en concretar los acuerdos suscritos y en el abordaje y compromisos ciertos en torno a los ocho puntos del pliego único presentado formalmente por la Cumbre Agraria y que hasta el momento no hay ningún avance.

Convocamos al pueblo colombiano, en el marco de Las Jornadas de la Indignación Campesina, Étnica y Popular, a que se pronuncie frente al reiterado incumplimiento que ha tenido frente a los sectores sociales populares. De nuestra parte estaremos realizando una Asamblea Popular en Bogotá con alrededor de 5000 delegados, que estará articulada a múltiples mecanismos de diálogo con el pueblo colombiano en calidad de constituyente primario con el fin de analizar y debatir el presente y futuro de los acuerdos y diálogos de negociación con el gobierno y la posibilidad de convocar a nuevas jornadas de movilización, en caso de que el gobierno no muestre una verdadera voluntad política para atender las justas demandas del sector agrario y de los demás sectores que se expresen en el marco de esta Jornada Nacional de Indignación.


CUMBRE AGRARIA, CAMPESINA, ÉTNICA Y POPULAR
Informes: comunicacionescumbre@gmail.com @CumbreAgrariaOf

El sistema de comisiones con dineros de la salud que usa la excongresista, se basa en el retraso voluntario de los pagos que deben entregar las Secretarías de Salud y las EPS por los servicios que prestan las IPS a los pacientes, para que se haga necesaria la intervención de abogados.
2015/ Agosto 27/ Corrupción/ Por: Noticias Uno


El abogado denunciante contó cómo, según él, el grupo de Dilian Francisca Toro maneja la red de salud pública del departamento, demora los giros aunque la plata de la Nación haya llegado y pone intermediarios a agilizar los pagos para cobrar comisión. Para probar su afirmación, él mostró el poder que el grupo político de Dilian Francisca Toro le entregó en 2010 para que cobrara cuentas del Hospital de Tuluá.

Gustavo Prado asegura que la expresidenta del Congreso ha nutrido económicamente a la que llama su empresa electoral con maniobras jurídicas y administrativas con las que desangra el sistema de salud de su departamento

“Dilian es una mujer muy trabajadora pero se dejó embriagar por el poder y para acrecentar su poder se adueñó del sistema de salud en la región”, asegura Prado.

De acuerdo a su testimonio “lo sé porque en algún momento de manera ingenua casi termino involucrado”, el sistema de comisiones con dineros de la salud que usa la excongresista, se basa en el retraso voluntario de los pagos que deben entregar las Secretarías de Salud y las EPS por los servicios que prestan las IPS a los pacientes, para que se haga necesaria la intervención de abogados

“Quienes deben pagarle los servicios prestados a la IPS nunca le pagan, le ponen todas las trabas para hacer un pago. El hospital departamental tiene facturados 50 mil millones y el departamento y la nación no se lo pagan”, afirma.

Estas deudas se acumulan por meses hasta llegar a cifras millonarias gracias a la complacencia de los directivos de las Secretarías de Salud, EPS, IPS y Hospitales que son amigos y fichas políticas de Dilian Francisca, de acuerdo con el testimonio del abogado.

“Tiene el amigo en el hospital, tiene el amigo en la secretaría de salud departamental que es de su grupo, y llegó a tener el superintendente de salud que es su amigo”, asegura.

Cuando la cartera vencida ha alcanzado montos significativos, Toro incide para que las entidades que no han recibido sus pagos, les den poder a sus abogados de confianza para recuperar la cartera


“Entonces simplemente Dilian envía a un abogado para que le dé los departamental un contrato de cobro prejurídico y jurídico de esa obligación, celebran el contrato con el abogado pactan entre un 15-20% de comisión”

Con la misma eficacia con la que retrasaron los pagos, se facilitan los trámites jurídicos para liberar el dinero con lo cual se obtienen jugosos honorarios para los abogados que deberán devolver una parte a su patrocinador congresista.

“Al cabo de 15 días le están pagando al hospital el abogado cobra sus honorarios y entrega la parte de la comisión a los congresistas que manejan la salud, en el caso del Valle, a la Senadora. Si en 100 mil millones que le deben al departamental como abogado pactemos el 10% son 10 mil millones” afirma Prado.

Quien fuera el abogado de Dilian Francisca Toro por años, asegura que este es un esquema aparentemente legal pero perverso.

“Y qué abogados contratan, pues los abogados amigos de los congresistas de la salud. Lo más triste es que no están en poder sino que la salvadora porque ella es la que logra los mayores recobros de servicio ante la nación, la dama de la salud”, advierte el abogado.

Y concluye con una frase que podría traer consecuencias legales: “Dilian Francisca es la representación de la corrupción en el departamento”, concluye.


En los primeros seis meses de 2015, al menos 34 defensores de derechos humanos fueron asesinados en Colombia. También se registraron 365 agresiones individuales, discriminadas en 332 amenazas, 25 atentados, cuatro detenciones arbitrarias, tres casos del uso arbitraio del sistema penal y uno de robo de información.
2015/ Agosto 27/ Derechos Humanos/ Por: Marcha Patriótica


El secretario general del organismo recibió información sobre la persecución a defensores de derechos humanos y líderes sociales.

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), realizó una gira por Colombia con el objetivo principal de “reiterar el respaldo de la organización a los esfuerzos por alcanzar la paz en el país”.

Almagro arribó al país el 21 de agosto pasado y en esa fecha sostuvo una reunión con representantes de sectores sociales que le informaron la crítica situación de los defensores de derechos humanos en Colombia.

A dicho encuentro asistió Andrés Gil, líder campesino y vocero nacional de Marcha Patriótica, quien señaló que en reunión con el secretario general de la OEA se discutió la situación que viven los líderes sociales y trabajadores del sector.

“En Colombia cada cinco días asesinan a un defensor
de derechos humanos”, destacó Gil

Según un reciente informe del programa “Somos Defensores”, en los primeros seis meses del 2015, al menos 34 defensores de derechos humanos fueron asesinados en el país, situación transmitida por representantes de sectores sociales al funcionario.

Además de los 34 homicidios, también se registraron en el primer semestre del año otras 365 agresiones individuales contra defensores, discriminadas en 332 amenazas, 25 atentados, cuatro detenciones arbitrarias, tres casos de uso arbitrario del sistema penal y uno de robo de información.

La gira de Almagro

Durante su gira por Colombia, el secretario general de la OEA también sostuvo reuniones con académicos y altos funcionarios del Estado colombiano, incluyendo al presidente de la República, Juan Manuel Santos.

“Reiteré apoyo de la OEA a paz en Colombia. Cuente siempre con nosotros”, publicó Almagro luego de su encuentro con el mandatario.

Almagro, excanciller de Uruguay, asumió su actual cargo el 26 de mayo pasado para suceder al chileno José Miguel Insulza.

El diplomático también conoció en su visita al país la labor de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz (MAPP/OEA) que desde el 2004 se encarga de la verificación y el monitoreo de la desmovilización de los paramilitares de las AUC.

Oficina de Prensa Marcha Patriótica

Silvia Arjona se adentra en las vivencias, luchas y fortalecimiento de la cultura que teje el Encuentro de Sabores y Saberes, organizado por la Asociación de Trabajadores Campesinos en el Valle del Cauca (Astracava). Recuperación de saberes, Constituyente por la Paz con Justicia Social y poder popular, son algunos temas que narra el reportaje.
2015/ Agosto 27/ Arte y Cultura/ Por: Silvia Arjona


 Saberes y sabores, 10 años sembrando semillas de paz
y soberanía para el campesinado vallecaucano

Tienen la piel oscura por el sol, las manos ásperas y robustas y el cuerpo delgado pero muy fibroso. Caminan despacio cargados de bolsos, mochilas y carpas y llegan en chiva. Se abrazan y sonríen para saludarse, pareciendo que se conocieran de siempre. Se les siente felices entre las verdes montañas que les reciben a su llegada. Ellos lucen sombreros tradicionales; ellas, llevan el pelo recogido y delantal. Todos y todas tienen en común algo: la tierra como modo de vida y sentimiento de pertenencia. Son campesinos y campesinas.

El pasado fin de semana unas 300 personas (del campo y de la ciudad, jóvenes estudiantes, periodistas…) procedentes del Valle del Cauca, Cauca y Nariño se reunieron en el regimiento de Venus, en el municipio de Tuluá, para celebrar el X Encuentro de Sabores y Saberes Campesinos del 15 al 17 de agosto. Niños y niñas, jóvenes, adultos y mayores: cuatro generaciones venidas desde otras veredas para trabajar juntas en pro de la soberanía alimentaria y la paz.

La Asociación de Trabajadores Campesinos del Valle del Cauca (Astracava) hacía de anfitriona en el mismo lugar y bajo las mismas montañas donde hace diez años se iniciaron estos encuentros. Entre el sábado y el lunes (el fin de semana era puente) se realizaron un conjunto de eventos en el centro educativo de Venus: un intercambio de tradiciones y semillas, la III Constituyente Campesina dividida en varios ejes de trabajo, y el Festival de Música Campesina Melesio Suárez. El objetivo, perpetuar el poder popular campesino en el ámbito político, económico, cultural y social. 

La zona vallecaucana presenta una tierra fértil que permite variedad de cultivos, en las tierras planas donde la caña de azúcar predomina como insumo de los ingenios azucareros, hasta las zonas más montañosas, donde se cultiva el café, el plátano, diferentes frutales y diversas hortalizas. Los pueblos de este Valle han sufrido durante el último decenio fuertes desplazamientos de población tras la arremetida paramilitar, ocasionando un cambio en el uso de la tierra, según el informe “Asopecam: ejemplos de producción orgánica y relevo generacional”. De este modo, fincas cafeteras se convirtieron en ganaderas al cambiar sus dueños, generando un nuevo proceso de acumulación de tierras y ocasionando problemas ambientales como la erosión y la degradación de suelos debido a su mal uso.

Por otro lado, en la actualidad el uso de tecnología y agroquímicos para el cultivo del café está afectando a las prácticas tradicionales y agroecológicas, unas técnicas que cada vez más reivindican las asociaciones de campesinado en la zona y que se vieron presentes en el Encuentro de Saberes y Sabores Campesinos.


Tres años constituyendo poder popular

Durante tres años se han ido realizando espacios de constituyentes con el campesinado del Valle del Cauca promovidos por Astracava(Asociación de trabajadores campesinos del Valle del Cauca) . Estos encuentros, que reúnen a distintas organizaciones locales productoras y productores de verduras, hortalizas, frutas y pequeña ganadería, pretenden analizar los problemas asociados al campo, así como establecer propuestas para mejorar la situación. De manera colectiva y muy participativa, el campesinado construye su idea de cómo quiere vivir y trabajar la tierra sin que lo tradicional y lo ancestral se pierda en el camino.

En la III Constituyente los ejes temáticos fueron: político-organizativo; producción y soberanía alimentaria; territorios, tierras y medio ambiente; juventud; derechos humanos y mujer. De manera especial y dentro del marco del V Encuentro de Zonas de Reserva Campesina (ZRC), que se prevé realizar a finales de 2015, se analizó la situación de éstas y se pusieron sobre la mesa puntos y aspectos a trabajar para el respeto y la consolidación de estas zonas en el país.

Las distintas organizaciones campesinas establecieron propuestas de cambio y paz donde las relaciones sociales sean más humanas y no estén marcadas por el lucro, el interés ni el estractivismo de los recursos naturales. Advirtieron del abandono estatal y la represión en el campo y exigieron que las demandas que vienen planteando desde sus veredas sean tomadas en cuentas por las autoridades locales y departamentales. Asimismo, plantearon que el poder popular sirva para construir desde lo local, desde las montañas, donde cada quien pueda tomar decisiones y orientar el rumbo de sus vidas y sus tierras.

En cada uno de los ejes de trabajo se establecieron mandatos que, de manera democrática y colectiva, y según las necesidades de cada una de las veredas, tienen como objetivo convertirse en la hoja de ruta a seguir por todas y todos, en los distintos escenarios político-sociales de Colombia.


La guerra por la tierra

El conflicto armado en Colombia ha estado muy presente entre el campesinado, especialmente el del Valle del Cauca, y también lo estuvo en esta reunión de campesinado. Aunque se prefiere hablar de los logros, la lucha constante y el trabajo diario, cuando se les pregunta advierten de los abusos de poder por parte de las fuerza militares, de las amenazas que sufren para abandonar sus casas, de los robos de ganado o destrucción de sus cultivos o de la violaciones sexuales a sus mujeres.

Según la Directora Territorial Valle de la Unidad para las Víctimas, Paula Gómez, organización que ha apoyado este encuentro, “la incursión paramilitar en la zona ha hecho mucho daño, tanto individual como colectivo, y en la parte alta de Tuluá existe un corredor fuerte de narcotráfico”.

En esto coincide Darnelli Rodríguez, coordinadora departamental de la Red de Derechos Humanos Isaías Cienfuentes, quien afirma que la persecución a las y los campesinos ha sido fuerte por parte de grupos armados ilegales. A esto se suma la creación del Batallón de Alta Montaña en la zona de Barragán, donde el ejército ha cometido bastantes violaciones de derechos humanos desde amenazas, robo en sus viviendas, ocupación de lugares civiles como las escuelas, abusos sexuales a compañeras…

De una forma más gráfica me explica el profesor Wilson, un hombre bonachón y sonriente que afirma ser de los pocos que ha nacido en el corregimiento y que ha dado su vida por la educación de la gente más joven. Se rodea de sus ex alumnos -ahora adultos y amigos- en la tienda que está situada frente al centro educativo de Venus y que sirve de lugar de recreo y despeje durante este encuentro, y me explica, con pavor, el asesinato de mucha de su gente cercana. Se detiene en la muerte de aquél niño con problemas auditivos al que “había que gritarle para hablarle” y que, con mucho esfuerzo consiguió que estudiara y fuese reconocido entre su familia y amigos. “¡Pero el ejército le asesinó con la excusa de pertenecer a la insurgencia, a pesar de tener siete u ocho años!”, exclama y muestra con los ojos bien abiertos su estupefacción e indignación.

Y es que a partir de la Doctrina de Seguridad Nacional, un concepto y práctica que nace con la Guerra Fría y que es aplicado por las fuerza militares latinoamericanas, “el ejército se instaló la idea que las comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes apoyan a la insurgencia. Y sobre estas acusaciones es el principal punto por el que actúan, vulnerando el Derecho Internacional Humanitario (DIH) y relacionando y vinculando a la población civil con el conflicto armado”, explica Alex Iván Larrea, vocero departamental de Marcha Patriótica y miembro de la Unidad Popular del Suroccidente colombiano presente y activo en este encuentro campesino.

Asimismo, Evar Corrales, campesino y miembro de Astracava Tuluá, advierte que al campo no lleguen los servicios mínimos de salud y educación. “No hay buenas vías de transporte, no hay servicios básicos dignos (alcantarillado, luz, agua potable…) y lo que se busca también en este tipo de encuentros es pensar cómo mejorar las condiciones de vida digna de las comunidades”.


Zonas de Reserva Campesina

El campesinado sabe dónde plantar y cuándo recoger la cosecha, cómo combatir una plaga, cuánta cantidad producir y de qué forma cuidar a sus animales y plantas…, pero también sabe organizarse y luchar por lo es suyo. En Colombia existe la concentración de la tierra y según el Censo Nacional Agropecuario, el 0,4% de los propietarios poseen el 46% de las tierras, divididas en terrenos de hasta 500 hectáreas, mientras que el otro 70% de los propietarios solo tienen el 5% del total de la zona rural colombiana, con predios de cinco hectáreas como máximo. Además, sólo el 6,3 % del área rural de Colombia (7,1 millones de hectáreas), es usada para cultivos agrícolas, mientras que el 93,7 % restante es utilizada para otras actividades como la ganadería; lo que da para pensar, teniendo en cuenta los índices de pobreza y desnutrición en el país.

Por otro lado, existen siete millones de personas desplazadas de sus territorios debido al conflicto armado, una cifra excesiva que atraviesa toda una sociedad cansada de la guerra y que exigen regresar al campo. “Si no hay una verdadera reforma agraria integral no puede haber paz”, asegura Carmenza Gómez, presidenta de la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina (ZRC) y miembro de Astracava.

Esta mujer, enérgica y que se mueve de mesa en mesa escuchando y tomando nota de las aportaciones de cada equipo de trabajo en este X Encuentro Campesino, se muestra convencida de que desde estos espacios organizativos se puede reformar el país y construirlo para que toda la sociedad quepa. “Queremos una paz con justicia social y con derechos donde exista unidad entre todas y todos y donde se hagan realidad los cambios que se vienen plantando en esos espacios sociales”.

Para Carmensa son muy importantes las ZRC puesto que son territorios constituidos a partir de las necesidades del campesinado, quien realiza un plan de desarrollo para definir cómo quieren que sea su territorio. En Colombia hay seis ZRC y otras siete que son sólo una iniciativa porque “el Gobierno Nacional ha negado su reconocimiento jurídico, aunque aun así se viene trabajando igualmente como si fuera una ZRC”, matiza.

“En estas zonas se rescata y protege la cultura campesina, las semillas ancestrales, las prácticas antiguas de labrar la tierra”, argumenta convencida y convenciendo de su pura necesidad tanto para el campesinado, como para la producción agrícola (que llega a todas las ciudades), así como para el medio ambiente y su cuidado.


Sabores con aroma

Frijoles, maíz, yuca, arroz, papas, plátano, banano, mora, naranja… fueron algunos de los productos que se degustaron y cuyas semillas se intercambiaron entre el campesinado, con la ayuda de las y los más pequeños que estuvieron presentes, quienes se encargaron de explicar la procedencia de cada grano.

Para Gladis Sierra, vicepresidenta de la Asociación de Pequeños Agricultores Campesinos de La Marina (Asopecam), del municipio de Tuluá, “la mayoría de semillas que llegan al campo son transgénicas y producen grandes daños a la madre tierra y a la salud de las personas, por eso es importante este encuentro donde se fomenta la agroecología y se da importancia a mejorar el medio ambiente y a recuperar las semillas tradicionales”.

Gladis reparte café orgánico entre los asistentes que se acercan al stand que ha instalado para promocionar los productos que vende su organización. Harina de guineo producida a base de un proceso manual en su finca, cúrcuma, cacao, aceites esenciales, champú, vino de naranja sin alcohol, adobos y ensaladas. Todos son muy apetecibles y desprenden un aroma propio de los productos recién sacados del huerto. Nos llevamos una bolsita de cúrcuma bien amarilla sin pensarlo mucho, un producto fresco, local y sin intermediaros para aromatizar y dar sabor a nuestros almuerzos.

Mientras, en los fogones, un conjunto de mujeres y algunos hombres trabajaron constantes y sin casi descanso durante los tres días de encuentro para que no faltase ningún plato de comida para todas las personas concentradas en Venus. Unos alimentos procedentes de la tierra que aliñaron el encuentro con sabor tradicional y local.

La música tradicional tampoco pasó desapercibida en este encuentro de Sabores y Saberes. Los más mayores de las veredas, armados de sus guitarras como una extremidad más de su cuerpo, alegraron la noche del domingo donde, a pesar del cansancio de tres días pasados por agua -por momentos- y frío nocturno, consiguieron levantar de las sillas los cuerpos del público que bailaron una retahíla de canciones populares. Se celebraba así el Festival de Música Campesina Melesio Suárez para rememorar el folclore del campo y homenajear al propio Suárez cuyas arrugas en la piel no le impidieron danzar como el que más.

Y así, bañados de música tradicional y bailes populares, concluyó el X Encuentro de Sabores y Saberes Campesinos del Valle del Cauca ajenos a lo que en un tiempo escondieron y callaron las verdes montañas que ahora nos protegían.

Fuente: http://constituyentesporlapaz.org/?q=node/8

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget